Blogia
enchina

Las tres mejores cosas de Shanghai

Las tres mejores cosas de Shanghai

3.- LOS RESTAURANTES:

Creo que Shanghai debe ser una de las ciudades con más restaurantes del planeta. En cualquier calle puedes encontrarte con decenas y decenas de pequeños, y no tan pequeños, restaurantes de todo tipo: comida shanghainesa, comida cantonesa, comida taiwanesa, comida de Sichuán... En las cartas decenas y decenas de platos diferentes con carne de cerdo, pollo, pato, verduras... Aunque algunos de vosotros penséis lo contrario, aquí es muy difícil encontrar carne de perro, ya que se suele comer solo en sitios muy concretos del país, como la parte cercana a la frontera con Corea del Norte (para los coreanos sí que es una comida importante, aunque solo la comen en ocasiones especiales) o algunas zonas de la provincia de Cantón.

Otras "delicias" chinas son las patas de gallina, la rana o la serpiente. Estas sí que son bastante más comunes.

El caso es que en Shanghai la inmensa mayoría de la gente come diariamente en los restaurantes porque es práctico y barato (puedes comer desde 70 céntimos de euro un cuenco de tallarines con verdura). A cualquier hora del día o de la noche hay restaurantes abiertos llenos de clientes. He visto a gente a las 3 de la mañana "cenando". De hecho en chino hay una palabra especial para calificar a las cenas "tardías", que significa algo así como "segunda cena".

Los chinos adoran comer, es una de sus actividades favoritas y una de sus principales formas de socializar (junto con los KTV o karaokes) . Aquí no hay bares tal como los conocemos en España o en Europa. Los bares y pubs que hay son casi en su totalidad para los expatriados. Eso de salir a la calle e ir a tomarse una caña o un café a un bar es muy raro...

 

2.- LOS TAXIS:

Los taxis son una verdadera maravilla en Shanghai.

Yo cojo taxis todos los día para ir a cualquier sitio, ya que es lo más práctico (el metro está muy bien, pero las estaciones quedan a veces un poco a desmano). Además: son muy baratos! Por ejemplo, la bajada de bandera es de 1 euro. Unos 20 minutos en taxi valen unos 2 euros.

Es verdad que al principio da la sensación de que los shanghaineses conducen como verdaderos inconscientes, pero luego te das cuenta de que conducen a su manera, ni bien ni mal. Es la forma de conducir por aquí y la verdad es que es bastante curiosa. Una de las cosas más impresionantes del tráfico de Shanghai es la parsimonia con la que los conductores se toman que una bicicleta se les cruce o que un coche se les interponga o les adelante. Nunca les he visto protestar, ni siquiera se enfadan. Además no les molesta que otro coche se les cuele en el carril. Cosas que en España serían una pelea segura en China pasan totalmente desapercibidas.

Los taxistas son muy amables, aunque por supuesto ninguno habla inglés. Es muy difícil que te timen, y lo máximo que harán es darte alguna vuelta de más por la ciudad. Para saber si un taxista es bueno, malo o regular podéis mirar en la placa que hay situada al lado del taxímetro, donde está su foto, le número de licencia y unas estrellas dibujadas, que indican la calidad del servicio.

Muchos taxis tienen televisión o pantallas con publicidad a la carta con tecnología intouch.

 

1.- LA SEGURIDAD:

Te puedes mover con toda tranquilidad por cualquier calle o barrio a la hora que quieras y nunca, nunca tendrás la sensación de estar inseguro. Hay bastantes guardias y policías y además la mayoría de los edificios tienen seguridad 24 horas y cámaras de vigilancia.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres