Blogia

enchina

"No climbing" a la Jin Mao

"No climbing" a la Jin Mao

(Foto: carteles de "no trepar" en la torre Jin Mao de Shanghai)

 

 

Una de las cosas más alucinantes que he visto en Shanghai han sido los carteles de “no climbing” (no trepar) que hay colocados a los pies de la torre Jin Mao, el segundo edificio más alto de China y el sexto del mundo, con 420 metros y 88 plantas, situado en el área de Pudong, del que ya hablé en este post.

 

Aunque parece una tomadura de pelo o una broma, estos carteles están colocados en los cuatro laterales de la torre.

 

Pero todo tiene una razón de ser… al menos tres personas, que se sepa, han intentado escalar este bonito edificio. El primero fue un zapatero chino que declaró a la prensa local que sintió "un deseo irrefrenable de escalarlo", el segundo fue otro ciudadano chino que logró subir hasta la planta 86 (de 88), y luego, el caso más famoso, Alain Robert, el “Spiderman francés”, que después de que le fuera denegado un permiso para escalar la torre se lanzó a hacerlo, llegó hasta la cima en tan solo 30 minutos y fue detenido y encarcelado cinco días en una prisión para extranjeros. A los chinos les debió hacer gracia porque el mínimo para este tipo de fechorías son dos semanas...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

¿Qué saben los chinos de España?

¿Qué saben los chinos de España?

(Foto robada de Google: Rafa Nadal)

 

Cuando algún chino me pregunta de dónde soy y le digo que de España (casi siempre) salen a relucir tres temas por este orden:

- Rafa Nadal

- La selección española de fútbol o el Barça (el Madrid parece que no gusta tanto)

- Los toros, los Sanfermines (suelen pensar que es lo mismo), el flamenco y la "pasión española"

Y si el interlocutor es cultivado:

- Almodóvar

- Dalí o Picasso

- Gaudí/La Sagrada Familia/Barcelona

 

Desde luego, aunque el cine español sea una mierda en general (no digo que el de Almodóvar lo sea, que a mi me encanta),  y el deporte sea un coñazo, bien merece la pena que desde el gobierno se les apoye porque si no fuera por ellos casi nadie nos conocería en Asia...

De todos estos temas sobre España Rafa Nadal es sin duda el preferido entre los chinos: les encanta!! Supongo que será porque siempre participa en el Másters de Shanghai. Yo estuve en el estadio donde se juega ese campeonato y hay fotos de él y de Roger Federer por todas partes. Por cierto, aquí les llaman simplemente "Roger" y "Rafa".

De todas formas en el ránking de la buena fama chino siguen ganado por goleada los franceses: aquí conocen sus vinos, su comida, a su presidente, la Costa Azul... y París es la ciudad soñada de los chinos (y los japoneses). Y qué decir tiene lo maravilloso que les parece el francés... En cambio de los vinos españoles, de las tapas o de la paella (que se supone que debería ser un plato que aquí podría gustar mucho), ni rastro. Espero que España empiece a promocionarse en China pronto si no quiere perderse definitivamente este gran mercado... y otro tanto de lo mismo debería hacer la ciudad de Madrid.

 

 

Por fin una conversación escatológica!: el bidé

Por fin una conversación escatológica!: el bidé

(Foto robada de google: un bidé)

 

Una de las conversaciones más divertidas que he tenido en China ha sido hablando del bidé.

Sí, sí, el bidé o "bidet", ese elemento extraño para muchos no europeos que se encuentra, todavía, en la mayoría de los baños de las casas españolas, portuguesas, francesas o italianas.

Para los chinos el bidé es una cosa rarísima, algo así como una excentricidad europea que no entienden qué hace ocupando espacio en nuestras casas. Podéis imaginaros la cara que puse cuando una china me preguntó para qué servía (aclarándome que llevaba años queriendo hablar con un europeo del sur para preguntárselo...). Pues la verdad, en estos casos no te queda más remedio que defender tu cultura ante los chinos, ponerte místico y decir que el bidé es súper importante para nosotros, un sello de identidad de nuestra cultura, algo así como el pan, tomar fruta y café en el desayuno o beber vino de uva. ¿Qué les vas a decir? ¿que no sirve para nada?, ¿que es un objeto que hace tiempo que ha entrado en desuso?, ¿que de pequeña también le preguntabas a tu madre para qué servía y que de mayor lo desterraste de tu propio baño? No puedes decirle eso a un chino! Se moriría de desilusión!

Bueno, como os podéis imaginar, la conversación rozó en todo momento el surrealismo: dos mujeres en Shanghai, una china y una española, hablando en inglés sobre los bidés. Pues eso: raro, raro, raro.

Nada, que si queréis saber más sobre los bidés podéis mirarlo aquí. Sabíais que algunos no occidentales lo confunden con otro váter e incluso con una fuente!?! jajajajaja!

Ah, por lo visto los europeos no somos los únicos fans del bidé en el mundo: los japoneses son también amantes de los bidés. Son famosillos los váteres con bidé incorporado, ya sabéis, esos que sueltan un chorro de agua, tienen música y echan colonia! Estos japoneses... Ah, otro día tengo que hablar sobre el paralelismo anglojaponés. ¡¡Es una teoría interesantísima!!

 

 

 

Foto del desierto de Gobi

Foto del desierto de Gobi

Como prometí en el anterior post, una foto de mi viaje al desierto de Gobi.

 Más fotos aquí.

Por fin en la Gran Muralla

Por fin en la Gran Muralla

(Mapa robado de la wikipedia y customizado: al este Shanghai, a la noroeste el tramo de la Gran Muralla que he visitado, en la provincia de Gansu, China).

 

Esta semana he estado de viaje en el desierto de Gobi.

Este desierto es uno de los más grandes del mundo, y se extiende por una parte importante de Mongolia, además del norte de China. Yo he visitado la zona que corresponde a la provincia china de Gansu (norte), muy cerca de la provincia de Mongolia Interior y de la propia Mongolia.

Justo en este punto está el tramo de la Gran Muralla china mejor conservado del país, y que además es el más occidental y constituye el final de la muralla. La verdad es que el paisaje y los materiales de construcción me recordaron muchísimo a Egipto y sus templos. Es un paisaje típicamente desértico, con camellos incluidos.

Era en esta parte de la muralla donde estaba el "checkpoint" más importante para la entrada de los mercaderes de la  Ruta de la Seda, ya que justo aquí estaba la puerta de entrada y salida a China, ya que los territorios de las actuales provincias del Tíbet y Xinjiang (poblada en su mayoría por musulmanes uigures), eran conocidos como "los territorios del oeste", y no pertenecían a la China de esa época.

Mañana os enseño algunas fotos.

 

 

Fiesta del Medio Otoño chino

Fiesta del Medio Otoño chino

(Foto robada de la wikipedia: pastel de luna chino).

 

Hoy se celebra en toda China la fiesta del Medio Otoño chino, también llamada fiesta de la Luna o fiesta del Pastel de Luna.

Se trata de una de las celebraciones más importantes para los chinos, algo así como la Acción de Gracias americana, ya que no se puede comparar con la Navidad, que tendría su equivalencia en el Año Nuevo Chino, que se celebra en febrero.

Como sabéis, los chinos se rigen por el calendario lunar para sus celebraciones, aunque en el día a día usen el calendario gregoriano. La fiesta del Medio Otoño chino cae el decimoquinto día del octavo mes del calendario lunar y básicamente consiste en hacer cenas familiares, contemplar la luna llena y comer el famoso pastel de luna. La tradición de comer este pastel se remonta a la dinastía Zhou (siglo XI a.C.).

Yo acabo de probar el pastel de luna y no está nada mal, aunque un poco pesado. Se trata de un pequeño pastel dorado por fuera y relleno por dentro de masa de alubias, pipas, nuez, sésamo, cacao... o incluso de cerdo.

Por lo visto esta fiesta también se hace en Japón, Singapur, Malasia o Vietnam por influencia de China.

 

 

Té con... aaaaaaaazúcar!

Té con... aaaaaaaazúcar!

(Foto: tímido vendedor de té verde en Hangzhou, Zhejiang, China)

 

Como sabéis el es una bebida originaria de China, aunque los que la dieron a conocer por todo el mundo fueron los ingleses.

Los chinos beben té como si bebieran agua. Mucha gente lleva por la calle una especie de botes con forma de termo con té dentro, incluidas las hojas. En los taxis también hay un cubículo especial para poner este bote, aunque es verdad que algunos taxistas lo usan para poner botellas con otras bebidas.

También hay gente que lleva en el cinturón un "sujeta-botes-de-té": una especie de riñonera pero en vertical y a un lado. Se lo he visto también a algún que otro occidental, lo que me parece pasarse de rosca. ¿Sabíais que algunos extranjeros se creen que son chinos? jajaja..... Os aseguro que nadie puede asemejarse a un chino si no es chino de verdad, pero bueno, si les hace ilusión y se sienten realizados... Ser chino es demasiado difícil para un westerner!!

Té en chino se dice "cha". En cada provincia del país tienen su propio tipo de té, que puede llegar a costar más por gramo que el oro. Algo así como el buen vino. Además, la ceremonia del té (bueno, hay varias), es complejísima. Algo así como calentar el agua a exactamente no sé cuantos grados, luego calentar las tazas donde lo vas a servir, luego dejarlo reposar, echarlo en las tazas pero no beberlo, luego vaciar las tazas y olerlo, y finalmente servirlo y beberlo. O algo parecido.

Esta sería la ceremonia más simple. 

Una cosa muy divertida es lo escandalizados que se muestran los chinos cuando ven que un laowai (guiri) le pone azúcar al té, u otras cosas como la menta. Pienso yo que debe ser como para nosotros mezclar vino "del bueno" con Casera, o algo por el estilo. Desde luego no sólo somos los occidentales los que hacemos estas cosas tan poco civilizadas: en Marruecos, Egipto, y supongo que en todos los demás países árabes, toman té con azúcar y menta a porrillo.

Ah! Por si os gusta el té verde: el mejor té verde de China se puede comprar en la ciudad de Hangzhou, la capital de la provincia de Zhejiang, que visité hace unos días.

Por cierto, para los que creáis que la ceremonia del té japonesa es original de aquél país: mentira. Todo lo relativo al té es made in China. Los japoneses se lo han copiado y lo han sabido publicitar de maravilla, cosa que a los chinos no se les da tan bien. Y de dónde creéis que han sacado los nipones sus trajes tradicionales? de China! O al menos eso dicen por aquí...

Pero ese es otro tema que da para mucho....

Las tres mejores cosas de Shanghai

Las tres mejores cosas de Shanghai

3.- LOS RESTAURANTES:

Creo que Shanghai debe ser una de las ciudades con más restaurantes del planeta. En cualquier calle puedes encontrarte con decenas y decenas de pequeños, y no tan pequeños, restaurantes de todo tipo: comida shanghainesa, comida cantonesa, comida taiwanesa, comida de Sichuán... En las cartas decenas y decenas de platos diferentes con carne de cerdo, pollo, pato, verduras... Aunque algunos de vosotros penséis lo contrario, aquí es muy difícil encontrar carne de perro, ya que se suele comer solo en sitios muy concretos del país, como la parte cercana a la frontera con Corea del Norte (para los coreanos sí que es una comida importante, aunque solo la comen en ocasiones especiales) o algunas zonas de la provincia de Cantón.

Otras "delicias" chinas son las patas de gallina, la rana o la serpiente. Estas sí que son bastante más comunes.

El caso es que en Shanghai la inmensa mayoría de la gente come diariamente en los restaurantes porque es práctico y barato (puedes comer desde 70 céntimos de euro un cuenco de tallarines con verdura). A cualquier hora del día o de la noche hay restaurantes abiertos llenos de clientes. He visto a gente a las 3 de la mañana "cenando". De hecho en chino hay una palabra especial para calificar a las cenas "tardías", que significa algo así como "segunda cena".

Los chinos adoran comer, es una de sus actividades favoritas y una de sus principales formas de socializar (junto con los KTV o karaokes) . Aquí no hay bares tal como los conocemos en España o en Europa. Los bares y pubs que hay son casi en su totalidad para los expatriados. Eso de salir a la calle e ir a tomarse una caña o un café a un bar es muy raro...

 

2.- LOS TAXIS:

Los taxis son una verdadera maravilla en Shanghai.

Yo cojo taxis todos los día para ir a cualquier sitio, ya que es lo más práctico (el metro está muy bien, pero las estaciones quedan a veces un poco a desmano). Además: son muy baratos! Por ejemplo, la bajada de bandera es de 1 euro. Unos 20 minutos en taxi valen unos 2 euros.

Es verdad que al principio da la sensación de que los shanghaineses conducen como verdaderos inconscientes, pero luego te das cuenta de que conducen a su manera, ni bien ni mal. Es la forma de conducir por aquí y la verdad es que es bastante curiosa. Una de las cosas más impresionantes del tráfico de Shanghai es la parsimonia con la que los conductores se toman que una bicicleta se les cruce o que un coche se les interponga o les adelante. Nunca les he visto protestar, ni siquiera se enfadan. Además no les molesta que otro coche se les cuele en el carril. Cosas que en España serían una pelea segura en China pasan totalmente desapercibidas.

Los taxistas son muy amables, aunque por supuesto ninguno habla inglés. Es muy difícil que te timen, y lo máximo que harán es darte alguna vuelta de más por la ciudad. Para saber si un taxista es bueno, malo o regular podéis mirar en la placa que hay situada al lado del taxímetro, donde está su foto, le número de licencia y unas estrellas dibujadas, que indican la calidad del servicio.

Muchos taxis tienen televisión o pantallas con publicidad a la carta con tecnología intouch.

 

1.- LA SEGURIDAD:

Te puedes mover con toda tranquilidad por cualquier calle o barrio a la hora que quieras y nunca, nunca tendrás la sensación de estar inseguro. Hay bastantes guardias y policías y además la mayoría de los edificios tienen seguridad 24 horas y cámaras de vigilancia.

 

 

Rascacieleando

Rascacieleando

(Foto: Torre Jin Mao, por cortesía de Google)

Lo primero: que sepáis es que la mayor parte de las personas que llegan a esta página gracias a Google lo hacen a través de la búsqueda "alisado chino". Para que veáis lo que le interesa a la gente! Que conste que el alisado chino está en mi TOP 5 de descubrimientos en China, así que comparto con esta gente todo el interés! Si eres una persona que busca información sobre el alisado chino debes saber esto:

1. Ya no tendrás que peinarte nunca más

2. Vale alrededor de 40 € en China, pero en España puede llegar a costar 300 € (y a veces le llaman "japonés").

3. Tendrás que pasarte 3 horas en la peluquería

 

Después de este preámbulo os voy a contar lo que he hecho hoy (además de trabajar):

he estado en un club que hay en el piso 87 (el penúltimo) de la torre Jin Mao, el sexto rascacielos más alto del mundo (420 metros), tomándome una caipiriña. Como lo oís.

No ha sido iniciativa propia, pero os aseguro que no me arrepiento jajaja... La torre Jin Mao es una de mis favoritas de Shanghai y hasta hace unos días era el edificio más alto de toda China. En realidad sólo tiene unos 8 años, aunque vista la velocidad a la que se construye aquí en Shanghai debe ser ya uno de los más antiguos. Sabíais que en los años 80 la zona de los rascacielos de esta ciudad solo eran unos pantanales??

Y otra vez aquí sale el rollo numerológico chino: 88 plantas, base octogonal, ocho columnas. Como comenté en este post, el 8 es el número de la súper suerte en China... ¿Por qué os creéis que los Juegos Olímpicos se inauguraron el 8 del 8 de 2008 a las 8:08 de la tarde?

Otra maravilla de la arquitectura, el Shanghai World Financial Center (conocido popularmente como el abrelatas, de 101 pisos y 492 metros de altura), superó el pasado jueves a la torre Jin Mao en altura y ahora es el tercer rascacielos más alto del mundo y el primero de China. Está muy cerca de la Jin Mao, así que lo pudimos contemplar en todo su esplendor nocturno mientras nos embriagábamos con alcohol del ¿bueno?.

 

En bici por Hangzhou (y II)

En bici por Hangzhou (y II)

(Foto: hombre con niño en el lago Xi Hu, Hangzhou).

 

Siguiendo con mi fin de semana en la ciudad de Hangzhou (pronúnciese Janchou)...

Después de la aventura del tren llegué a la estación de Hangzhou sobre las 21:30 y me reuní con dos amigos españoles que conozco de Shanghai en el hotel que habíamos reservado. Esa misma noche fuimos a cenar a un restaurante chino de una de las calles más turísticas, muy cerca de su famoso lago de la ciudad, el Lago del Oeste (Xi Hu). La comida típica de Hangzhou tiene como base los alimentos frescos, sobre todo pescado de agua dulce como la anguila o la carpa, los brotes de bambú, el cerdo cocinado con vino de arroz, pollo asado... Terminamos la noche tomando unos cócteles en el JZ Club, un local de música jazz donde una banda de laowais (guiris) tocaba en directo.

Al día siguiente fuimos al maravilloso templo de Lingyin, que significa "templo del retiro del alma", que es uno de los más importantes de Hangzhou. Es un templo budista del año 326 pero, como la mayoría de los templos en China, ha sido reconstruido muchas veces debido a las guerras y los desastres naturales... En realidad no se trata solo de un templo, es un recinto lleno de diferentes construcciones típicas chinas, como de postal, con esos techos arqueados hacia arriba, budas, sauces llorones e incienso por todas partes. El recinto está en la falda del pico Felai, donde hay muchísimas imágenes (470) de diferentes budas talladas en la propia roca del monte y que datan de entre el siglo X al XIV. Seguro que os suena una de ellas: la del buda Maitreya, que es un buda muy gordo que se está riendo. Los edificios también son impresionantes y la mayoría son de la época de la dinastía Qing. Podéis ver algunas de las fotos aquí.

Como dije en la entrada anterior, Hangzhou es uno de los destinos turísticos más visitados de toda China. Por cierto, la ciudad tiene muchos más templos y pagodas, pero no da tiempo a verlos todos en un fin de semana. Os sorprenderíais al ver la cantidad de turistas chinos (casi no se veían occidentales) que había.

Después de la paliza del templo (subimos un montón de escaleras, algunas bastante empinadas y peligrosas), nos volvimos al hotel y fuimos a cenar a un italiano donde cantaban a todo volumen una banda de filipinos, muchas de las canciones en un perfecto español. A estas alturas ya nos habíamos reunido con un español más, su novia canadiense y un brasileño que ya conocía también de Shanghai.

Al día siguiente alquilamos unas bicicletas al lado del lago y dimos una vuelta completa alrededor que, para que os hagáis una idea del tamaño, nos llevó más de dos horas. Los paisajes eran maravillosos y completamente típicos de una postal china. Desde luego vale la pena alquilar las bicis: por cuatro horas sólo nos cobraron 90 céntimos!! Aunque te piden un depósito de 300 yuanes (algo menos de 30 euros) por cada una. Luego aprovechamos para ver en un bar la final España-USA de baloncesto, donde nos encontramos con dos españoles que mis amigos ya conocían. Como veis aquí el mundo también es un pañuelo.

La vuelta a casa la hice mitad en coche mitad en tren de tercera categoría, pero estuvo bien para ver cómo son las autopistas chinas (bastante parecidas a las españolas) y para visitar una estación de tren de la china profunda, que es bastante kitsch...

 

 

 

En bici por Hangzhou: (Parte I: sobre los trenes en China)

En bici por Hangzhou: (Parte I: sobre los trenes en China)

(Foto por cortesía de Wikipedia: ubicación de la provincia de Zhejiang)

 

Este fin de semana ha sido el primero que he pasado fuera de Shanghai desde que llegué a China.

Tampoco os creáis que me fui muy lejos, unos 190 kilómetros, (y menos sabiendo lo que es "lejos" y "cerca" en los parámetros chinos), pero lo suficiente para ver algo diferente a la gran metrópoli y visitar una nueva ciudad: Hangzhou.

Como os podéis imaginar, coger un tren en China no es moco de pavo: la mayoría de la gente no habla inglés y yo no hablo casi nada de chino, así que lo normal es que no te enteres de absolutamente nada. Como no quería quedarme en tierra le dije unos días antes a mi profesora de chino que me escribiera en chino en un papel: "Hola, quiero un billete para hoy con destino a Hangzhou en el tren más rápido". Así funcionan las cosas por aquí. La mayoría de los laowai (guiris), llevamos un montón de papelitos encima con direcciones escritas en caracteres chinos: la de nuestra casa, la de nuestro trabajo, la de la estación de tren, la del Carrefour... por si cogemos un taxi y no nos entienden.

Bueno, el caso es que tuve suerte y la chica que me atendió en la ventanilla hablaba un poco de inglés, y entre eso y el papel fue fácil comprar el billete aunque, segundo problema, sólo había de ida... Muchos shanghaineses aprovechan los fines de semana para ir a esta bonita ciudad del extremo sur del Gran Canal para huir de la contaminación y el ajetreo de la gigantesca Shanghai.

Os voy a dar algunos datos de Hangzhou: es la capital de la provincia de Zhejiang, que limita al norte con la municipalidad de Shanghai, y es uno de los destinos turísticos más famosos de China. Ahí donde la veis no es ningún pueblecito perdido entre montañas vaporosas, es una ciudad de más de 6 millones de habitantes, pero qué es esto en China!?! una nimiedad. La cosa tiene truco: la ciudad tiene el lago más famoso de China (el Xi Hu), y si te mueves solo por sus alrededores da la sensación de estar en un paraíso natural lleno de sauces llorones y templos. Por cierto, se dice que Marco Polo visitó esta ciudad en el siglo XIII y la describió como una "de las más espléndidas del mundo".

Os tengo que decir, para los que todavía creéis que China es un país atrasado, que los trenes chinos son una maravilla. Es verdad que los hay de diferentes categorías, en función de su rapidez, pero en general todos son bastante decentes. Yo he cogido de dos tipos: el más rápido que es genial (tiene carteles electrónicos en chino y en inglés, está limpísimo y lleva una velocidad con picos de 175 km/h), y otro que debe ser el tercero más rápido que es más sucio y está todo en chino, pero igual no es para morirse. El trayecto más caro Shanghai - Hangzhou cuesta unos 5,20 euros y sólo dura 1 hora y 25 minutos.

Y desde luego la puntualidad sí que es una virtud que tienen los chinos.

 

(Continuará...)

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Un francés cosecha del 84

Un francés cosecha del 84

(Foto: fruta china por 3,50 euros)

 

Estos días han pasado entre nuevas lecciones de chino y algunas cosas de trabajo.

Mi profesora de chino dice que está orgullosa de mi porque mi pronunciación de auténtica shanghainesa mejora día a día. Además me estoy dando cuenta de que aprender chino también te ayuda a comprender a los chinos, que por otra parte siguen siendo de lo más raro. Sabíais que el chino es junto con el español uno de los pocos idiomas que diferencian los verbos ser y estar?? Mi profesora se quedó verdaderamente complacida por tener una alumna proveniente de una cultura tan civilizada. Eso dijo.

Hace un par de días en medio de la clase de chino surgió una conversación sobre el vino y los franceses. No sabéis qué rabia me da la buena fama que siempre tienen los franceses fuera de Europa, no entiendo por qué!!! El caso es que ella me dio la clave de por qué los chinos "aman Francia y a los franceses". Resulta que en China TODOS los niños de todo el país estudian con los mismos libros en el colegio. O sea: que el libro de sociales (no sé si se sigue llamando así) es el mismo para toda China y así con todas las asignaturas. Pues resulta que en uno de los libros hay un texto que habla de los franceses y dice que el francés es la lengua más refinada y bonita de la órbita terrestre y que los franceses son el colmo de la perfección. O algo por el estilo. Así que millones de chinos, varias generaciones de personas (espero que haya cambiado el libro ya) han crecido leyendo ese texto y SE LO HAN CREÍDO!!! Esto me ha hecho recordar 1984, la novela de G. Orwell, que es exactamente igual!! No se lo he querido decir por si acaso se enfadaba jajaj... que los chinos son muy susceptibles con sus temas estrella.

Bueno, pues mi profesora debe de ser una de las pocas personas de esa generación de chinos que no se ha tragado ese cuento chino (broma fácil) y me ha dicho que a ella los franceses le parecen gilipollas (traducción libre). Y que París da asco (traducción más libre).

Cambiando de tema, hoy ha estado guay el día porque he conocido a un artista mexicano y me he ido a cenar "xiaolongbao" con él y con su hijo. Las xiaolongbao son unas bolas rellenas de todo tipo de cosas: carne, gambas, verduras... están buenísimas. Por lo visto son típicas de Shanghai, pero en el resto de China también se comen y todo el mundo reclama su invención. Se hacen en unas vaporeras como de madera. Una cosa parecida ya la había probado en Sydney con mi amiga medio china, ella me enseñó a manejar los palillos a la perfección, pero allí lo llamaban yam-cha, no sé si será un rollo más cantonés.

La conversación ha sido muy interesante y la verdad, necesitaba hablar un poco de español porque esto de no poder hablar tu lengua materna con nadie agota un huevo o dos.

 

Ultranacionalismo chino

Ultranacionalismo chino

(Foto: estos días estamos pasando muchas tormentas de verano en Shanghai. Estas vistas, desde mi ventana).

 

Estoy harta del ultranacionalismo chino y de que los chinos piensen que todo lo suyo (y lo que no es suyo pero dicen que lo es), es lo mejor.

La cosa está en que los Juegos Olímpicos no ayudan gran cosa. Todo el día en la tele no hacen más que salir los atletas chinos. Diréis que esto es normal pero es que SÓLO PONEN A LOS ATLETAS CHINOS! No sé si es sensación mía o qué, pero yo no veo más que a chinos cantando su himno, ya sé que son primeros en el medallero, pero digo yo que habrá más deportistas en el mundo. Además, es escandaloso lo descaradamente alto que les puntúan en todo.

No estáis cansados de oir el grito de JIA JOU!!!! cada vez que encendéis la tele??? Es el grito con el que los chinos animan en cualquier competición, desde una carrera hasta un juego entre niños. Significa "ánimo".

El ultranacionalismo chino me está poniendo de los nervios y, para más inri, mi profesora de chino se está tornando una auténtica Juana de Arco de todo lo chino: critica a los coreanos porque su escritura no es lo suficientemente "civilizada" y porque han intentado demostrar que Confucio es originario de Corea. Además me ha dicho que Marco Polo se llevó la pizza y la pasta desde China a Italia en el siglo XIII, por lo que son inventos chinos. También dice que el budismo que se practica en el Tíbet "no es la buena versión del budismo" (ella sí profesa la "right version" del budismo), y que los budistas tibetanos sacrificaban a miles de niños todos los años para hacer tambores con sus pieles y luego hacer música con ellos para alabar al buda antes de que el Partido Comunista Chino reclamara el Tíbet como parte de China (!!!!!). Vaya gilipollez, como si los chinos no hubieran matado a miles de personas durante su historia y, lo más importante, actualmente (aquí os pondría un link de Amnistía internacional pero resulta que ,misteriosamente, la página no carga...mmm, qué raro!).

Desde luego, la comida favorita de los comunistas no es el arroz, son los sesos!

Y todavía más: me ha dicho que los extranjeros llaman al feng shui así porque son ignorantes y no saben que su verdadero nombre es XXX (ni idea), y que el feng shui es una verdadera ciencia inventada por los chinos. También me ha hablado del taoísmo y de que los extranjeros lo llamamos así porque tampoco sabemos pronunciar su verdadero nombre. Además se ha puesto de mala hostia cuando he intentado explicarle que la pizza ya la cocinaban los griegos antes de que Marco Polo fuera a China, si es que fue, porque hay muchos historiadores que dicen que no llegó a China.

La verdad es que fui yo la que le preguntó por todos estos temas. A mi el Tíbet, la verdad, me la suda si es chino o no y entiendo que a los chinos les moleste que un extranjero hable del tema, como a mi me molestaría que un chino se pusiera a hablar de temas internos españoles... pero se les ve demasiado a la defensiva con ello. Para ellos China es el colmo de la perfección: todo es más práctico y más lógico que en Occidente, dónde va a parar!!!

Lo que te deja un poco descolocado es que luego se jacten de comer espaguetis italianos e imiten todo lo europeo. Además, no lo pueden evitar y les encanta todo lo americano. Y como la mayoría no han estado ni en Europa ni en América nos ven con mucha distancia.

En resumen: ellos piensan que nosotros somos idiotas y nosotros pensamos que ellos son anormales, así que... ¡el entendimiento es bastante dificil!

Lecciones de chino

Lecciones de chino

(Foto: Shanghai Stadium, el estadio olímpico de Shanghai, donde se celebran los partidos de fútbol).

 

Como dije el otro día, ya he empezado mis clases de chino.

La verdad es que estoy aprendiendo cosas muy interesantes. El chino no es un idioma especialmente difícil. No os escandalicéis. Me refiero a que hablar unas cuantas frases en chino y tener una conversación básica es relativamente fácil. Lo difícil es dominarlo por completo, además de que la escritura y la lectura son casi imposibles para un extranjero.

El chino es un idioma tonal, esto quiere decir que cada palabra tiene diferentes significados según en qué tono la pronuncies. Existen cuatro tonos y esto hace que cada palabra multiplique su significado por cuatro, por lo que el número de palabras diferentes es menor. A esto los chinos le ven muchísima lógica y no entienden por qué los idiomas occidentales tienen tantas palabras. A ellos esto les parece un horror y el colmo de la ilógica.

Existen dos formas de escribir en chino: la de toda la vida, con los caracteres que todos hemos visto dibujados alguna vez, y el pinyin, que es un sistema que inventó el gobierno chino y que consiste en la conversión de las palabras chinas al alfabeto romano. Pero es un sistema un poco confuso porque hay cosas que se pronuncian de una forma que en pinyin se escriben de otra...

Bueno, una de las mejores cosas de aprender chino es que mi profesora me cuenta un montón de cosas sobre China que no sabía y que es difícil ver para un extranjero. Mi profesora es lo más y es súper moderna. Os aseguro que le da millones de vueltas a cualquier moderna de España jajaj... El viernes me llevó a cenar a un restaurante cantonés y fue muy divertido aplicar la lección en "la vida real"...

 

Visita al museo del Partido Comunista Chino

Visita al museo del Partido Comunista Chino

(Foto: casas tradicionales en Xintiandi)

 

El domingo fui a la la casa-museo donde se celebró el Primer Congreso Nacional del Partido Comunista Chino (PCCh), el 23 de julio de 1921.

Resulta que, paradójicamente, está situada en Xintiandi, una de las zonas más exclusivas de Shanghai. Xintiandi es amada y odiada a partes iguales por los extranjeros. Está situada al sur de la Plaza del Pueblo, ya tirando hacia la zona de la Concesión Francesa. Está llena de restaurantes de "lujo" (más de 15 euros por persona), tiendas y cafés situados en casas tradicionales restauradas llamadas "shikumen". Aunque las casas son auténticas (de no más de dos pisos, de piedra...) y son bonitas, el sitio no deja de parecer bastante artificial. Además, está plagado de turistas, y justo detrás hay un centro comercial gigante. Como curiosidad, en esta zona hay una tienda de Adolfo Domínguez.

Bueno, pues el museo del PCCh no es nada del otro mundo. Hay algunas cosas interesantes, como fotos de Shanghai de la época (años 20), algunos objetos personales de los participantes de este congreso, sus fotos, sus biografías. Propaganda al fin y al cabo, pero está bien haberlo visto. Además hay una representación con muñecos de cera de una escena de la celebración del congreso: todos los miembros sentados alrededor de una mesa con Mao como lider, parece la Última Cena. Da bastante miedo!! parece que se van a mover de un momento a otro. Además eran todos feísimos.

Lo peor fue que no dejaban hacer fotos. Lo mejor, que la entrada era gratis, cosa rara en Shanghai, pero tratándose del PCCh... se hacen excepciones.

Por cierto, el lunes empecé mis clases de chino. Ya llevo dos sesiones y mi profesora es muy simpática, me meo de la risa con ella.

Nuevas aplicaciones

Nuevas aplicaciones

(Foto: cartel en el restaurante Always de Shanghai: Fernando Torres en la Eurocopa)

 

Si os habéis fijado, he puesto un par de utilidades en el blog, como el reloj con la hora de Shanghai, un mapa de visitas y una encuesta, que sale en el margen derecho, sobre China.

Espero que todos los visitantes participen!! >>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

Fin de semana (parte II): el alisado chino

Fin de semana (parte II): el alisado chino

(Foto: templo budista de Jing´An, a unos 20 minutos andando desde mi casa).

 

Siguiendo con el repaso al fin de semana...

El sábado, María y Roberto, dos españoles, me llamaron para ir a comer . Quedamos sobre las 14.30 en el Lynn Modern Shanghai Cuisine (uno de estos nombres afrancesados que a los chinos les encantan...), que es un restaurante chino de los de buena calidad, nada de esas guarradas que te puedes comer por la calle de perro frito y así, jajajaj...

Por si os pasáis por Shanghai y queréis probar la buena comida china el Lynn está en el 99 de la calle Xi Kang, cerca de la Nanjing Road y de mi casa.

China es un país que le da una importancia extraordinaria a la comida, por eso hay cientos de restaurantes en las calles y puestos de comida por todas partes. Los chinos no pasan hambre y siempre están los restaurantes llenos de clientes. Comen a todas horas. El caso es que si te gastas más de 100 yuanes (10 euros) en una comida es que el restaurante es de lujo y así es el Lynn, un local elegante con mesas redondas típicas chinas y una decoración minimalista bastante impropia de los orientales.

Comimos paté de pato, "buñuelos" chinos de gambas y cerdo, brécol, cangrejo chino, arroz con verduras, pato a la shanghainesa (increíble) y un postre típico de cacahuete. Todo estaba buenísimo, no os lo podéis imaginar. La gastronomía china es una de las más ricas y extensas del mundo y las cartas de los restaurantes en general son interminables. Se suelen dividir en platos con pollo, con cerdo, con ternera y con verduras.  Como veis. el arroz no es tan imprescindible como pensamos los occidentales.

Además, existen varias "escuelas" dentro de la gastronomía china. Tened en cuenta que este país es el tercero más grande del mundo y que sus diferentes provincias son bastante grandes. Una de las más importantes es la de Cantón (Guangdong) y también las del norte del país, la de Shanghai o la de Sichuan, la provincia del famoso terremoto de hace unos meses, que es una de las más conocidas por su fuerte sabor y gran condimentación.

Lo más divertido es que María estaba empeñada en ir a la peluquería a hacerse un "alisado chino". Resulta que una amiga de Roberto que estuvo en China hace poco de vacaciones se lo hizo y nos dijo que era genial y muchísimo más barato que en España. Así que María le pidió a Roberto que la acompañara para traducir a los peluqueros/as lo que quería hacerse. Yo, como no quería perderme una escena tan rara, me subí al taxi con ellos después de comer rumbo a la peluquería de marras en la que la famosa amiga se lo había hecho. Mira que no habrá peluquerías en Shanghai!!! Miles.

Pues al final, después de dar varias vueltas y de una llamada a España (sic), encontramos la dichosa peluquería y Roberto empezó a explicarle a los peluqueros (todos hombres menores de 25), lo del alisado de pelo jajajjaja. Al final yo también decidí hacérmelo jajajajajja. Estuvimos más de 3 horas en la peluquería y hasta nos cortaron las puntas gratis. Todo por 40 euros!!

Estoy súper contenta con mi alisado chino. Es genial, no me tendré que peinar en los próximos meses!!

 

 

Fin de semana (parte I): la ceremonia de los JJOO

Fin de semana (parte I): la ceremonia de los JJOO

(Foto: publicidad de Adidas en Shanghai para los JJOO)

 

El viernes, Roberto, uno de los chicos españoles que conocí el otro día por casualidad, me llamó para ir a ver la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos.

Acordamos vernos en un bar-restaurante llamado Cotton´s, en la antigua Concesión Francesa de Shanghai, en el centro sur de la ciudad, así que cogí un taxi desde mi casa y llegué allí sobre las 19:30. Nada más entrar me saludó un chico en español, que resultó ser el amigo con el que Roberto había quedado. Me presentó a la que creí que era su novia, Jean, una chica honkonesa que me explicó que eran vecinos (y no sé si algo más), y estuvimos un rato hablando y pensando a dónde podíamos ir a ver el espectáculo porque el Cotton´s estaba lleno y solo se podía cenar si habías reservado.

La honkonesa era un personaje que merecería más espacio en esta entrada... jajaj... Pero, lo siento.

El local era muy bonito aunque un poco pijo, tenía un jardín con césped lleno de mesitas y sillas de madera iluminado con velas. La mayoría de la gente era occidental y las chinas que se veían iban acompañadas de hombres no chinos.

Al final llegó Roberto y decidimos irnos a un sitio horroroso, un bar americano lleno de hooligans forrados que propuso la honkonesa. Digamos que el cliente medio era un hombre anglosajón de unos treinta y tantos que trabaja para una multinacional que tiene delegación en China, odia este país pero está en él porque le ingresan mucho dinero a final de mes, aunque necesita alcoholizarse porque su vida da asco. Aunque también había gente con otros perfiles: chinas cazadoras de yupis occidentales, jóvenes europeos y americanos que hacen prácticas en Shanghai... Todo tipo de fauna.

Estos bares son como una plaga en las zonas donde las empresas occidentales tienen sus oficinas. Este estaba muy cerca de la calle Nanjing, el equivalente shanghainés de la Quinta Avenida de Nueva York. Para que os hagáis una idea, era una especie de pub irlandés de dos plantas bastante grande, con unos cuantos billares y pantallas planas por todas partes, normalmente destinadas a emitir todo tipo de acontecimientos deportivos que interesan al hombre medio anglosajón heterosexual: Fórmula 1, fútbol, rugby, béisbol... La quintaesencia del mal gusto. Por supuesto, todo regado con toneladas de machismo, prostitutas chinas, cerveza a borbotones y nacionalismos exacerbados. Priceless.

Al final nos pedimos unas cervezas y unos nachos y nos pusimos a ver la ceremonia apretujados entre directivos de multinacionales borrachos.

La verdad es que lo que más me gustó fue la primera parte del espectáculo, la parte en la que tocaron los tambores. El resto no estuvo mal pero para mi gusto le faltó algo de acción. La guerra y los conflictos se representaron poco o nada.

Una de las cosas más interesantes de haber visto la ceremonia en un bar con clientela internacional fue observar las reacciones de la gente cuando salían los deportistas representantes de los diferentes países. En resumen:

China y EEUU fueron los más aplaudidos, aunque EEUU tuvo aplausos y abucheos casi a partes iguales, sobre todo mucha gente le puso mala cara a Bush. Al equipo español le prestaron más atención de la que me esperaba y recibió bastantes aplausos. Sarkozy fue el político más vitoreado por la gente y una negra se subió a una mesa de billar a bailar cuando salió la delegación francesa...

En general, y a pesar del alcoholismo, la gente estuvo muy atenta a la ceremonia y aplaudían cuando acababan las diferentes partes del espectáculo o cuando alguna representación les gustaba especialmente. Además, las calles estaban mucho más vacías de lo habitual.

Eso si, los camareros, todos chinos, estaban trabajando como locos sirviendo cerveza y casi no miraron la tele. La pela es la pela, y más en la China “comunista”.

 

 

Empiezan los Juegos

Empiezan los Juegos

(Foto: Flores forman el símbolo de Beijing 2008 (Pekín 2008) frente al Shanghai Stadium, donde se juegan los partidos de fútbol clasificatorios).

 

Como sabéis, hoy empiezan los Juegos Olímpicos de Pekín, aunque ayer ya se jugaron en Shanghai los primeros partidos de fútbol, donde China empató 1-1 contra Nueva Zelanda y Argentina ganó 2-1 contra Costa de Marfil. Por su parte, Brasil ganó 1-0 a Bélgica en la ciudad de Shenyang.

Hoy, día 8 del 8 de 2008 a las 8:08 de la tarde comenzará la ceremonia de inauguración.

Por qué tantos ochos? Pues resulta que el 8 es el número de la suerte en China, además, está asociado a la prosperidad económica. China es un país muy numerológico y supersticioso. Aquí, cuando matriculas tu coche, tu bici o compras un teléfono te dejan elegir el número, y cuantos más 8 tenga más caro es. Yo misma elegí mi número de teléfono chino en una máquina de la tienda de China Mobile, aunque escogí uno que tenía tres 4, que es el número de la malísima suerte en China, el equivalente a nuestro 13. Resulta que el número 4 se pronuncia muy parecido a la palabra que en chino significa "muerte", de ahí parece que viene la cosa.

En fin, no sé si lo sabéis, pero los JJOO de Pekín están FATAL organizados. Los chinos no tienen ni idea de organización (si no habrían conquistado el mundo en algún momento de su larga historia), y esto se ve claramente en un acontecimiento de estas características. Los "organizadores" no han querido contar con los expertos del COI y otras organizaciones que se prestaron a ayudar y puesto que en China no tienen ni la más mínima idea de lo que son unos JJOO yo creo que les va a salir el tiro por la culata.

Las infraestructuras son excelentes y por lo visto la villa olímpica de Pekín es espectacular, pero eso no es lo más importante. A mi me da la sensación de que los chinos no entienden muy bien lo que están haciendo, al fin y al cabo los JJOO son un invento occidental. Hay miles de policías por todas partes, pero parece que no son muy espabilados y el gobierno lo arregla todo expulsando a unos activistas cuyo mayor pecado fue colocar una pancarta donde se pedía la independencia del Tíbet. Por cierto, no sabéis cómo odian aquí al Dalai Lama jajaja...

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Baloncesto made in China

Baloncesto made in China

(Foto: yo detrás de LeBron James jaja)

 

Ayer fue un día divertido y por fin tuve la oportunidad de ir a un espectáculo deportivo!

Fui a ver un partido de baloncesto de preparación para los Juegos Olímpicos donde se enfrentaban EEUU y Australia.

La verdad es que no me puedo quejar, porque vi el partido sentada en la mismísima tarima de juego! Hasta tuve que devolverles una vez el balón a los jugadores, que eran algunas de las superestrellas del baloncesto actual: Kobe Bryant, LeBron James, Carmelo Anthony, Dwyane Wade... y más!!

Además, cuando acabó el partido pude acercarme a los jugadores y sacarles fotos desde súper cerca. Había muchísimo ambiente en el estadio y se ve que a los chinos que ya van teniendo fortunas considerables con esto del comunismo ultracapitalista made in China, les gusta exhibirse. Las primeras filas estaban llenas de chinos forrados. Es verdad que cada vez es más difícil distinguirlos de las élites forradas de Japón, que les llevan unos cuantos años de ventaja.

El estadio estaba bastante lejos, sobre una hora y pico en taxi desde el centro de la ciudad. Aquí todas las distancias son enormes, y siempre tardas en llegar a los sitios media hora, o una hora en coche tranquilamente, pero aún así no llegas a atravesar la ciudad por completo. Tened en cuenta que Shanghai tiene una población de más de 18 millones de habitantes, casi la mitad que  la población de toda España.

En fin, el partido lo ganó EEUU (87-76), está claro, aunque los jugadores americanos no se esforzaron mucho y los pobres australianos no hacían más que correr de un lado a otro.

Para los que os interese, el equipo español de baloncesto está encuadrado en el Grupo B, junto con EEUU, China, Angola, Alemania y Grecia. El 10 de agosto hay partido USA-China.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres